Introducción

gallos

El gallo es un ave doméstica que pertenece a la familia Phasianidae y una de las cuatro especies del género Gallus.

Los gallos y gallinas son criados basicamente por su carne y por sus huevos. También se aprovechan sus plumas, y algunas variedades se crían y entrenan para su uso en peleas de gallos.

Los gallos y las gallinas muestran un evidente dimorfismo sexual, pudiéndose distinguir ambos claramente.

Los gallos son más grandes, midiendo en torno a los 50 cm y llegando a pesar hasta 4 kg. Poseen una gran cresta rojiza en la cabeza, la cual usan como símbolo de dominancia. Se dice que los ejemplares de gallo rojo salvajes poseen colores más brillantes que sus parientes domésticos.

Las gallinas son más pequeñas. No suelen medir más de 50 cm y apenas llegan a 2 kg de peso. Poseen una coloración menos atractiva, destinada a proporcionarles protección y escondite en su hábitat. Sus apéndices carnosos de la cabeza son también mucho menos prominentes.

En la estación de muda (de junio a octubre) los machos adquieren un plumaje compuesto por plumas largas y negras hacia la mitad del dorso, y el resto del cuerpo cubierto de plumas anaranjadas. En las hembras no es apreciable ningún cambio, aunque igualmente mudan de plumas.

En los ejemplares domésticos las características físicas dependerán de la raza y las características de esta.